Científicos crearon por primera vez embriones de cerdo con células humanas

Este podría ser el primera paso hacia el cultivo de órganos humanos en animales. | Fuente: infobae.com

  • Este avance sería el primer paso hacia la posibilidad de cultivar órganos humanos en otras especies que puedan servir para un trasplante.

Un equipo liderado por el español Juan Carlos Izpisúa ha dado un paso más hacia la creación de órganos humanos para trasplantes. Los científicos crearon ratones con páncreas, ojos y corazón de ratas y consiguieron que células humanas se integren en embriones de cerdo en etapas tempranas de su desarrollo.

Los resultados fueron publicados en la revista Cell, en un artículo en el que los autores describen los progresos conseguidos en la carrera por integrar células pluripotentes (iPSC) de una especie, capaces de dividirse, especializarse y generar la mayoría de tejidos, en embriones de otra muy diferente. El equipo de Izpisúa, del Instituto Salk (California), lleva años trabajando en este campo. Aunque reconocen que la creación de órganos para trasplantes está en etapas iniciales, aseguran que se están dando pasos muy importantes.

El proceso. Al inicio se trabajó con éxito en ratones y ratas, pero cultivar órganos humanos en estas especies no tiene sentido porque son demasiado pequeños y con una fisiología muy diferente, por lo que se decidió trabajar con cerdos. Después de generar varios tipos de células madre iPSC, estas se incorporaron en embriones de cerdo que, posteriormente, fueron implantados en cerdas receptoras. El experimento se detuvo a las cuatro semanas de gestación para evaluar su seguridad y eficacia de la tecnología, pero también por cuestiones éticas.

Algunos de los embriones mostraron que las células humanas se habían especializado y convertido en precursores de distintos tejidos, aunque la tasa de éxito y el nivel de contribución de las células humanas en cerdos fue mucho menor que en ratas y ratones. Estos resultados, obtenidos gracias a experimentos con 1.500 embriones de cerdo, “representan la prueba de concepto de integración de células humanas en una especie animal grande”.

Izpusúa, líder del grupo de investigación, y Jun Wu, un miembro del equipo. | Fuente: Salk Institute

Primer gran paso. Emilio Martínez, de la Universidad San Antonio de Murcia, dijo que con la mejora de los protocolos, la eficiencia del sistema humano-cerdo se incrementará notablemente. “En breve podríamos asistir a la diferenciación de las células iPS humanas en el interior de un órgano porcino previamente desactivado”. Izpisúa aseguró a la agencia Efe que estos hallazgos son “una esperanza” para el avance de la ciencia y medicina.

“Hemos demostrado que esta tecnología permite que un organismo de una especie genere un órgano compuesto por células de otra especie. Esto proporciona una herramienta muy potente para estudiar la evolución de las especies, la aparición y desarrollo de enfermedades y búsqueda de nuevos fármacos, y puede conducir, en última instancia, a la posibilidad de producir órganos humanos para trasplante”.

Josep Maria Campistol, director general del Hospital Clínic de Barcelona y uno de los autores del trabajo, coincide con su colega. Si bien se trata de primeros pasos, estos son esenciales para establecer los cimientos de lo que en un futuro “seremos capaces de conseguir: hacer crecer tejidos y órganos en un animal para poder ser trasplantados en humanos”.

Así luce un embrión de ratón y rata de 8 días. | Fuente: elindependiente.com

 

Con información de EFE

Comentar