Ensalada de grillos de Ciro Castillo: “Corazón de toro”

Foto: sports.vice.com

Intentaba este primero de noviembre encontrar el tema para una nueva entrega de la columna, y me topé casualmente con un documental en ESPN del lanzador mexicano, Fernando “El Toro” Valenzuela, quien hiciera época en la década de los 80 con los Dodgers de Los Angeles, los mismos que hace unos días perdieron la “Serie Mundial” de beisbol, ante los Medias Rojas de Boston.

Ahora que el tema de los migrantes que van hacia Estados Unidos está nuevamente en el ojo del huracán por las caravanas que intentan cruzar México para llegar a la Frontera Norte, es interesante recordar lo que los cronistas de deportes llamaron entonces la “Fernandomanía”.

VIVIÓ DISCRIMINACIÓN, COMO TODO LATINO

A pesar de que el pitcher mexicano, quien jugó 17 temporadas en las Grandes Ligas, de las cuales 11 lideró a los Dodgers, vivió su propio cuento de hadas, también tuvo momentos difíciles y de discriminación en la Unión Americana, donde hay sectores que no terminan por aceptar a la comunidad latina, a pesar del paso de los años. Ese sentimiento ha renacido ahora que en la Casa Blanca vive un hombre, Donald Trump, quien no tiene pelos en la lengua para expresar su rechazo a los migrantes.

Los medios norteamericanos comenzaron a preguntarse cómo es que un hombre de rasgos indígenas, originario de una pequeña población pobre, ubicada entre Obregón y Navojoa, Sonora, podría volverse en tan poco tiempo.

El hijo número 12 de su familia vivió discriminación cuando se le quiso pagar una pequeña cifra, a pesar del éxito que mostró apenas llegó a las Grandes Ligas con tan solo 20 años.

Tuvo que poner “el brazo firme” y resistir una embestida en los medios para que los Dodgers le pagaran la cifra de un millón de dólares, impensable en ese momento.

Llegaron al grado de amenazar con expulsarlo del país que presume libertades, igual que ahora lo ha hecho Donald Trump quien amenazó en días recientes con quitar la nacionalidad a los hijos de migrantes sin papeles nacidos en la Unión Americana.

“El Toro” Valenzuela inspiró a miles de latinos que iban a verlo cada partido; sin embargo, también demostró que ni siendo una estrella del deporte se está libre de la discriminación.

A unos días de las elecciones en el Senado de los Estados Unidos, programadas para el 6 de noviembre, Trump ha advertido que los más de 7 mil militares y elementos de la Guardia Nacional que esperan a las caravanas de migrantes en su frontera pueden abrir fuego si son agredidos.

Si el Toro Valenzuela, quien hilvanó 99 victorias, entre ellas 26 blanqueadas, entre 1981 y 1986, tuvo trabas a pesar de ser una estrella deportiva en los Estados Unidos, qué le puede esperar a los miles de migrantes que siguen el viaje hacia ese país, quien a lo mucho les podría ofrecer “carpas” para que permanezcan en la frontera, según lo dicho por el magnate de la Casa Blanca.

INTENTAN ENFRIAR TEMA DEL AEROPUERTO

A unas horas de que llegaran las almas de aquellos que ya se adelantaron en el camino, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, se reunía en su casa de transición para tratar de enfriar el tema del aeropuerto.

Los medios nacionales reportaron que muchos de ellos salieron sonrientes y optimistas; sin embargo, la zozobra y cierto temor de que las cosas no vayan bien en la Cuarta Transformación no se acabarán hasta que llegue el 1 de diciembre y el tabasqueño tome las riendas del país.

Comentar