Ensalada de Grillos de Ciro Castillo: “Resignación”

No es por echar grilla, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver. En el PRI las cosas están poniéndose color de hormiga y se complica una eventual candidatura para Roberto Albores Gleason, sobre todo ahora que Los Pinos y el CEN tricolor parecen haber soltado la rienda a “Pepe” Meade, su candidato externo.

Y no es cosa del senador, quien mientras estuvo al frente del PRI estatal hizo su labor y tampoco ha dejado de caminar. El problema ahora es que el partido se ha pulverizado y las señales que vienen de México no se ven bien.

Lo habíamos anticipado, antes de la llegada del dirigente estatal del PRI, Julián Nazar, era notoria una cohesión en el tricolor; sin embargo, en los últimos meses las cosas cambiaron.

No sabemos si la estrategia del senador de origen comiteco de mantenerse “agazapado”, esperando que la “orden” venga de México sea la mejor; a juzgar por lo que se mira, están a punto de comerle el mandado. Hay fuego amigo, seguro.

PARAFRASEANDO A JULIÁN NAZAR

“PRI Chiapas no pide más que lo que le corresponda en las candidaturas y la buena convivencia entre partidos para la alternancia”, expresó hace un par de días el dirigente partidista mediante un comunicado.

Qué quiso decir Julián Nazar Morales, quien, evidentemente y no es noticia, siempre trata de llevar agua a su molino. Y no es de ahora. Así ha sido siempre.

“El presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Chiapas llamó a los comités municipales, sectores y organizaciones adherentes priístas, a mantener una tregua de espera para que el Comité Ejecutivo Nacional de una amplia explicación del contenido de acuerdo que se ha hecho con el Partido Verde en cuanto a las candidaturas para contender en las elecciones del 2018”, indica el comunicado.

Cómo leer estas expresiones oficiales del dirigente partidista. Parece como si él supiera que las candidaturas en Chiapas, llámese a diputados locales, federales y senadurías, además de la gubernatura, ya están negociadas.

Al reunirse con comités de los sectores del PRI (CNOP, CNC, Movimiento Territorial, CTM, Fundación Colosio), entre otros, el varias veces diputado federal y local “… se dejó en claro la inconformidad que existe ante lo que ha trascendido que las mayorías de las candidaturas serán para el PVEM”, dice el texto. Se agrega: “el dirigente estatal priísta pidió que no se desborden las pasiones.”

Julián Nazar, extraño pero cierto, se nota un tanto conformista, como si supiera que todo ya está negociado o, simplemente, que el PRI ya no tiene todas las canicas en el costal.

“…tanto del PRI como del Verde hay políticos valiosos que pueden ser postulados en su momento  a las candidaturas, las cuales se definirán el 11 y 12 de marzo próximo, por lo que habrá que esperar que los acuerdos que se pretendan hacer se informen de cuál es el fondo.”

“… en cuanto a la Gubernatura de Chiapas si no va un priísta en la candidatura costaría el doble poder ganar la confianza de la gente”, dijo Julián Nazar, según el comunicado.

Luego advierte: “El PRI no pide más que lo que le corresponda, en equidad las candidaturas y hacer buenas convivencias entre partidos para la alternancia”.

En general, a juzgar por este texto que fue enviado a los medios de comunicación, parecer ser que Julián Nazar, igual que muchos otros priístas, ven complicada una coalición PRI-Verde en Chiapas. Además, en caso de que así sea, será difícil que la mayoría de las candidaturas sean para el tricolor.

Lo dijimos desde que José Antonio Meade fue postulado como candidato del PRI: tal vez estemos comenzando a ver la debacle del otrora partido poderoso que duró en el poder 70 años, más los seis de Enrique Peña Nieto, donde las cuentas no les han salido muy bien.

A lo mejor es que Julián Nazar ya sabe que todo Chiapas “ya es territorio Verde” y no quiere decirlo abiertamente porque se le vendría el mundo encima, pero vemos en él, un viejo lobo de La Frailesca: resignación…

Escríbanos a:

cirocastillo@hotmail.com

Síganos en:

www.noticiasnvi.com

Comentar