INCREIBLE, Museo Rietberg – OSIRIS – ¡El secreto sumergido de Egipto!

  • Periodistas internacionales visitan el Museo Rietberg y el Museo Nacional en Zúrich

Exclusiva de 3 Minutos Informa

Arlete Kaufmann/3 Minutos, Zurich.- Primera de dos entregas.- Después de París y London, es la primera vez en lengua alemana, que se presenta en Zúrich, en el Museo Rietberg, una espectacular exhibición de 300 estatuas, objetos rituales, sarcófagos y objetos de oro provenientes de las profundidades de la costa del Mediterráneo Egipcio, del siglo XVI. Se originan de las legendarias ciudades de Thonis-Heracleion y Canopus, que se sumergieron en el siglo VIII dC.

En el caso de Egipto, se trata de un dios de la mitología egipcia asociado a la vegetación y la vida del más allá, fue uno de los dioses más populares del Antiguo Egipto, cuyo culto se remontaba a las épocas románticas de la historia de este país y que continuó hasta la era grecorromana cuando Egipto Ha perdido su independencia política.

Era un Dios que juzgaba el alma de los egipcios si iban al paraiso (lugar donde hay abundancia). La propia encarnación de las fuerzas de la tierra y de las plantas. Un ser bondadoso que sufre una muerte cruel (su hermano movido por envidia, decide construir un plan para matarlo), y que por ella asegura la felicidad eterna a todos sus protegidos, así como la divinidad que encarna la tierra egipcia y la su vegetación, destruida por el sol y la sequía, pero siempre resurgida por las aguas del Nilo.

En la exposición hay piezas como la estatua de cinco metros de altura del Dios de las inundaciones Hapi o la escultura natural del toro sagrado Apis, el santuario con el calendario egipcio más antiguo o el retrato de la reina Arsinoe II, cuya escultura es la única Testigo.

Esta exposición es de suma importancia para el Rietberg Museo, pues conmemora un doble jubileo. Hace diez años, abrió sus puertas con “Esmeralda”, que desde entonces se ha convertido en el símbolo del Museo, que está conmemorando su 65 aniversario. Esta exposición de Osiris es un hito en la historia del Museo.

Comentar