Invitan a la población a prevenir la hipertensión arterial

  • Acudiendo a los centros de salud a tomarse la presión, y en el caso de quienes ya la padecen, mantener un control para evitar complicaciones.

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Para prevenir y controlar las enfermedades crónicas no transmisibles como la hipertensión arterial, la Secretaría de Salud del estado invita a la población chiapaneca a que acuda a los centros de salud a efectuarse una detección oportuna y a quienes ya padecen esta enfermedad continuar con el tratamiento para evitar complicaciones.

En el marco del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, la dependencia estatal informa que este padecimiento representa el principal factor de riesgo de enfermedades del corazón, que son la primera causa de muerte a nivel nacional, y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2016, uno de cada cuatro mexicanos la padece.

La coordinadora estatal del Programa del Adulto y Adulto Mayor, Elena Moreno Lázaro, señaló que esta enfermedad crónica se caracteriza por un incremento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias. La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a través del cuerpo, por lo que la tensión arterial normal es 120/80, mientras que con hipertensión arterial es de 140/90.

Mencionó que las causas comunes que detonan la hipertensión arterial son: estar bajo estrés constante, tener antecedentes familiares, beber alcohol en exceso, una alta ingesta de sodio, dietas elevadas en grasas saturadas, el tabaquismo, estilo de vida sedentario y la presencia de enfermedades crónicas como obesidad, triglicéridos, colesterol y diabetes.

Moreno Lázaro indicó que la hipertensión arterial es una enfermedad que puede no producir síntomas en la persona y que a largo plazo producen daños en órganos como el corazón, riñones y cerebro; algunos de los síntomas son sangrado nasal, náuseas, vómito, dolor de cabeza y cambios en la visión.

El tratamiento para esta enfermedad es mantener un estilo de vida saludable que incluya una dieta adecuada con alimentos altos en fibra y potasio, reducción del consumo de sodio, grasas de origen animal, evitar el consumo de alcohol y tabaco, así como efectuar ejercicio físico de forma cotidiana y reducir el estrés.

Comentar