La Feria de Sr. López: “Los animales”

En este nuestro risueño país no podemos seguir tomándonos todo a broma ni mucho menos, continuar pensando que nuestros legisladores no hacen nada o que cuando hacen algo, lo hacen mal. Ya estuvo bueno.

Lo que sucede es que no nos informamos. Nos distraemos con asuntos que alguna importancia deben tener, pero no parecen determinantes para el destino de la patria. Ayer mismo, en los portales de la prensa de circulación nacional, encuentra usted entre las notas destacadas, cosas como los “Beneficios curativos del plátano”, que “Origel está sentido con Thalía”, la explicación -largamente esperada-, de “¿Por qué las mujeres son infieles?”, y para fortificar el orgullo tenochca, que los “Quesos mexicanos triunfan en los ‘World Cheese Awards’” (¡aleluya!)… y por si sus intereses son de largo alcance, sépase que fue descubierto el segundo planeta fuera del Sistema Solar, más cercano a la Tierra, “tan solo a 6 años luz de la Tierra” (que viene a ser algo así como 60 billones de kilómetros, aquí nomasito).

Y mientras, en el Congreso federal, nuestros tribunos, esforzándose por nuestro bienestar, sin esperar guirnaldas de mirtos y rosas, ni que los laureles del triunfo den sombra a sus frentes, como dice nuestro Himno Nacional, del que ¡bendito sea Dios! ya solo cantamos una parte (no era apto para diabéticos).

Si duda de lo que afirma este su texto servidor, entérese que antier, según informe de las 15:44 horas de la Coordinación de Comunicación Social del Senado de la República (Número-713), mientras uno está lamentando que el Pepillo ande trompudo con la Thalía, la ciudadana senadora (de Morena), Adriana Abreu Artiñano, presentó una iniciativa para reformar la Constitución federal, pues es “Necesario, facultar al Congreso para expedir leyes que eviten el maltrato de los animales de compañía”, cosa muy buena que habla muy bien de los sentimientos de doña Adriana, aunque su iniciativa solo se refiera (ya la corregirán), a los “animales de compañía”, pues también los hay silvestres (aparte de que alguna señora que este López conoce, podría confundir la iniciativa como de protección de esposos, digo, lo de “animales de compañía”, se presta a interpretaciones).

Abunda el boletín del Senado: “La senadora del Grupo Parlamentario de Morena reconoció que legisladoras y legisladores tienen una deuda en cuanto a garantizar el cuidado adecuado a las “mascotas” (…) No debemos ser omisos en dotar de un marco jurídico para darles protección ante los diferentes grados de violencia a los que son sometidos estos animales, señaló (…)”. ¿Cómo se prueba el maltrato a los canarios?… no está tan fácil, no todo mundo tiene perro.

Se supone que nadie en sus cabales está de acuerdo en que se maltrate animales y que cuando es necesario matar alguno, debe ser sin causar sufrimientos innecesarios.

Otra cosa ya más de pensar (de ser cierta la nota de Eduardo Ortega del Financiero), es que en la iniciativa se hable de “derechos” de los animales y que se fundamente, entre otros razonamientos en las leyes de “Suiza, Alemania, Italia, Francia o el propio Reino Unido, pionero en este tema (…) tipificando esta actividad como delito y sancionándolo con prisión o multas”.

Que alguien le cuente a doña Adriana de Wiki… la primera ley sobre esto, es de Irlanda, donde se prohibió en 1635 “esquilar lana de ganado ovino y atar arados a las colas de los caballos basándose en la crueldad usada frente al animal”; y en 1641, en la entonces colonia británica de Massachusetts (hoy parte de los EUA), se “aprobó un sistema de leyes protegiendo a animales domesticados” (“A ningún humano le es permitido efectuar algún tipo de tiranía o crueldad hacia alguna criatura nacida que esté normalmente retenida para uso humano”). Wiki… no es tan difícil.

Si tienen derechos los animales, ya habrá filósofos y pensadores que lo diluciden. En tanto, todos deberíamos estar de acuerdo en que el descuido, maltrato o crueldad de animales domésticos o salvajes, es una barbajanada que bien puede castigarse con alguna multa, porque meter a la cárcel a una persona por esto es llevar las cosas un poquito demasiado lejos.

Igual, que legislen lo que les parezca, ya veremos a dónde llega esto… pero sin que se vaya a ofender doña Adriana ni los senadores de su fracción, en el México de hoy, pudiera uno pensar (seguramente por cortedad de miras), que tal cosa no debe ocupar un minuto de tiempo de nuestro Congreso.

No estorba si hacen esta reforma a la ¡Constitución!, pero sí hace dudar de cómo anda el criterio de prioridades de nuestros congresistas. Si la intención es nada más estar a la moda y ganar el campeonato mundial de leyes lindas, van por buen camino.

Al tenochca simplex más le interesaría que se hicieran cumplir algunas, como la trata de personas, la igualdad real de derechos mujer-hombre… y tantas, tantas más… pero, uno no es nadie para andar dando consejos al Senado de la república. Total.

La víspera de la iniciativa sobre los animalitos, en el Senado se aplazó por un año la reforma al artículo 102 constitucional, que pretende darle autonomía plena a la Fiscalía General de la República, que en otras palabras, es darle injerencia a las ONG’s y las “organizaciones ciudadanas”, en el nombramiento del Fiscal-Procurador. Ahora resulta que PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano -MC-, no quieren que el Presidente de la república elija 3 candidatos al cargo de la lista de 10 que el mismo Senado le proponga, ni que el Senado, de esos 3, determine cuál queda de Fiscal General.

En buen castilla: el Senado desconfía del Senado, tanto que el senador de MC, Samuel García propuso que en todo caso, “el Fiscal no sea amigo del Presidente”. Bueno, propónganle 10 enemigos.

Otra cosa: al 30 de diciembre de 2017, en el Senado había 1,243 leyes pendientes de ser despachadas, y en la Cámara de Diputados federal 3,067… o sea, nuestros aguerridos tribunos tienen 4,310 iniciativas rezagadas. No es por insensibilidad, pero da la impresión de que pueden esperar los animales.

Comentar