Libertad para crecer entrega apoyos a Betito con Síndrome de Lennox-Gastaut

Por: José Luis Coutiño

  • Refrenda Libertad para crecer el compromiso con la población vulnerable
  • Betito padece Síndrome de Lennox-Gastaut, le fue entregado una silla de ruedas y pañales especiales. Se necesita apoyo para medicamentos controlados.

Berriozabal.- En la entrega prevaleció el agradecimiento de su hermana Araceli Solis Obrador, a quien el Pte. De la organización Libertad para Crecer Dr. Luis Pérez Matuz les dijo “no están solos, porque trabajamos para servirles”, aunque reconoció que no es fácil conseguir los apoyos, pero agregó que con voluntad, todo se puede obtener.

Emocionado, Perez Matuz hizo la entrega de una silla de ruedas y pañales especiales, para luego refrendar el compromiso de la organización que representa con la población vulnerable y decir, “esta silla de ruedas le será de gran utilidad y les ayudará a cambiar su calidad de vida; y hacen falta medicamentos que por lo caro que son y son también controlados estamos en busca de quien puede apoyarnos para conseguirlos y a ustedes, les reiteró, “no están solos”.

Araceli hermanas de Betito, a externó su agradecimiento porque el apoyo recibido, dijo, cambiará nuestro día a día. “Gracias por este momento tan importante para nosotros, por entender que mi hermano requiere diferentes apoyos y hoy, recibimos éste, que cubre una de tantas necesidades”.

Roberto Solis Obrador tiene 28 años tiene síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), también conocido como síndrome de Lennox, es una variante de epilepsia infantil de difícil manejo, que aparece entre los dos y seis años de vida, y que se caracteriza por convulsiones frecuentes y diversas; a menudo se acompaña de discapacidad intelectual y problemas conductuales. El Síndrome de Lennox-Gastaut es una forma grave de epilepsia que puede ser causada por malformaciones cerebrales, asfixia perinatal, traumatismo craneoencefálico grave, infección del sistema nervioso central y enfermedades degenerativas o metabólicas hereditarias.
Las convulsiones que presentan generalmente comienzan antes de los cuatro años de edad y pueden ser Tónica, donde hay rigidez del cuerpo, desviación hacia arriba de los ojos, dilatación de las pupilas y los patrones respiratorios alterados o, Atónica que refleja breve pérdida del tono muscular y de la conciencia, causando caídas bruscas, de ausencia atípica (mirada fija) y mioclónicas, (espasmos musculares repentinos).

En esta entrega estuvo acompañado por su familia Dra. Claudia Constantino e hijos además del Lic. Daniel Solórzano Sol. Para donaciones a Betito, dejamos el número del Dr. Luis Pérez Matuz (961) 177 3165.

Comentar