Si pierdo, me retiro: Julio César Chávez Jr.

  • El hijo del ídolo mexicano Julio César Chávez no es protagonista de una pelea desde mayo de 2017

México.- El boxeador mexicano Julio César Chávez Jr. se mostró muy autocrítico en los días previos a volver a un cuadrilátero por primera vez en 27 meses: después de aceptar problemas con las drogas, el «Hijo de la leyenda»aceptó que no había hecho su mejor esfuerzo para tener una carrera acorde con las expectativas que se tenían de él.

«Me doy cuenta hoy de lo que no estaba haciendo bien, no sólo como boxeador, sino como persona, no estaba en sintonía, la gente me quiere ver bien preparado, en mi peso y peleando con los mejores», aseguró el peleador de 33 años a la cadena TUDN.

«En el momento en que peleas por dinero o por otras cosas que no son buscar ser el mejor, creo que estás errado», añadió Chávez Jr., que se mostró arrepentidos por no haber alcanzado su potencial cuando se encontraba en su mejor forma física.

El hijo del ídolo mexicano Julio César Chávez no es protagonista de una pelea desde mayo de 2017, cuando su compatriota Saúl «Canelo» Álvarez lo venció con claridad en decisión unánime (120-108) que definió al mejor boxeador mexicano de su generación y prácticamente terminó con su carrera.

Debido a su derrota, Chávez Jr. confesó que se tomó «un tiempo para pensar si realmente seguía» en el boxeo. «No estaba ubicado en la realidad», aseveró.

Pero, a pesar de todo, dos años y tres meses después, el «Junior» volverá a subirse a un ring de boxeo con los guantes puestos, con 33 años, a la espera de tener una nueva oportunidad en el deporte que vio consagrar a su padre.

«He puesto un esfuerzo máximo como nunca en mi vida para recuperarme de mi nivel boxístico, me he preparado a consciencia, me duele todo, la verdad, no había boxeado en algo de tiempo, pero les aseguro que voy a dar todo en el ring», adelantó Chávez Jr.

«La gente me va a apoyar siempre que haga las cosas bien. Estoy agradecido, muy contento por el cariño que me han dado desde que empecé mi carrera», concluyó.

Chávez Jr. enfrentará este sábado 10 de agosto al colombiano Evert Bravo en San Juan de los Lagos, Jalisco, en el oeste de México. La pelea está pactada al mejor de 10 episodios en la división de semipesados, entre las 175 y 178 libras (entre 79 y 81 kilogramos).

El deseo de Chávez jr. es el de poder combatir contra el kazajo Gennady «GGG» Golovkin, que también perdió ante Álvarez, en un recinto especial como sería el Estadio Azteca, de la Ciudad de México, o incluso una revancha ante el mismo «Canelo».

Chávez, Jr. ya sabe lo que es ser campeón del mundo y defender un cinturón. En junio de 2011, se coronó como el mejor de los pesos medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) tras vencer al alemán Sebastián Zbik. Sin embargo, en septiembre de 2012 cayó derrotado ante el argentino Sergio «Maravilla» Martínez.

«Claro que estoy obligado a ganar», expresó el «Hijo de la leyenda» en la semana previa a su cruce con Braco. «La presión es mía, y es más grande. Si yo pierdo, me retiro, no tengo que perder con estos rivales», señaló.

«Voy a ir paso a paso, voy a trabajar muy duro, algo que no hice en mi carrera en estos años», dijo. «Desde que perdí con ‘Maravilla’, dejé de ser 100% boxeador y tengo ganas de ser campeón del mundo otra vez, tengo muchas ganas de volver al ring», agregó.

En mayo pasado, el pugilista dejó entrever que su adicción a las drogas.»Son algo que no tenía sentido, algo tonto que hoy lo veo y digo ¿cómo es posible que haya llegado a ese punto de andar drogado, empastillado en las redes sociales?», dijo. «Lo veo y me da vergüenza. No me gusta, no sé cómo me pude animar a poder hacer ese tipo de cosas», aseguró Julio César para ESPN.

Fuente: Canal44

Comentar