Chef mexicana explica por qué no se debe lavar el pollo

No te pongas en riesgo: conoce los peligros de lavar el pollo y cómo evitarlos

Foto: El Español

La discusión sobre el tratamiento adecuado del pollo antes de cocinarlo ha vuelto a encenderse en las redes sociales, generando un intenso debate entre los usuarios. Mientras algunos defienden la práctica de lavar el pollo antes de cocinarlo, argumentando que han seguido esta costumbre durante generaciones sin sufrir consecuencias, la ciencia y la salud son claras en este punto: no debes lavarlo nunca.

El pollo crudo alberga diversas bacterias, incluida la campylobacter, conocida por ser una de las principales causas de intoxicación alimentaria. El problema radica en que lavarlo puede provocar que el agua salpique y contamine todo lo que esté cerca, como el fregadero, la encimera, utensilios de cocina e incluso otros alimentos. Los síntomas de una enfermedad alimentaria por campylobacter suelen ser desagradables e incluyen diarrea, dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómitos.

TE PUEDE INTERESAR:  Insiste AMLO en que la derecha de España se sumará contra la 4T

Recientemente, el tema ha vuelto a cobrar relevancia debido a los brotes de síndrome de Guillain-Barré en Tlaxcala, lo que ha aumentado la preocupación sobre la seguridad alimentaria. La única forma efectiva de prevenir la contaminación es cocinar el pollo a una temperatura interna de al menos 165 °F.

La chef Mariana Orozco ha destacado la peligrosidad de esta práctica a través de su cuenta en redes sociales, advirtiendo sobre los riesgos que conlleva. Orozco, autora del libro «Cocina mucho, desperdicia poco, y ahorra más», señaló que el peligro de lavar el pollo puede llegar a ser mortal, ya que las bacterias pueden propagarse fácilmente en la cocina. Además, recordó que las aves comienzan a echarse a perder rápidamente fuera del refrigerador, especialmente a temperatura ambiente.

En sus publicaciones en Twitter, la chef ofrece consejos prácticos para evitar la contaminación alimentaria, entre los que se incluyen:

  • Organizar el congelador en porciones separadas y medidas.
  • Descongelar el pollo en el refrigerador para evitar el crecimiento bacteriano.
  • Cocinar el pollo completamente, asegurándose de que alcance una temperatura interna segura.
  • Disfrutar de tus recetas favoritas con total seguridad.
TE PUEDE INTERESAR:  Insiste AMLO en que la derecha de España se sumará contra la 4T

También te puede interesar

Comments are closed.