Desmiente ex acalde organizar fiestas en Zinacantán

Félix Camas

San Cristóbal de Las Casas.- El ex presidente municipal de Zinacantán, Manuel Martínez Jiménez, y el ex director de Obras Públicas, José Delfino Vázquez Méndez, desmintieron los señalamientos según un escrito signado a través de la Unidad Integral de Investigación y Justicia Restaurativa San Cristóbal, en atención a un escrito emitido por el presidente municipal Francisco de la Cruz Pérez.

Entrevistados vía telefónica respecto al tema, explicaron que como se han mantenido desde que concluyó su periodo, la población los busca para solicitar algún tipo de apoyo para diversas actividades religiosas, educativas, sociales, ya que el presidente municipal actual Francisco de la Cruz, poco los ha atendido, “según versiones de quienes nos buscan”.

Aclararon que ellos han tratado de apoyar en la medida de sus posibilidades, pero nada tuvieron que ven en la organización de las festividades de la Virgen de María Auxiliadora en la comunidad de Navenchaug, municipio de Zinacantán.

Dejaron en claro que como ex autoridades municipales, han acatado las medidas preventivas que la Secretaría de Salud emitió por la presente pandemia del Coronavirus, y saben que los señalamientos del presidente municipal, obedecen a actos de celos porque muchas personas han desconocido a sus autoridades municipales por el nulo apoyo, y los buscan a ellos.

Revelaron que en una última reunión el 30 de abril, realizada en el salón de actos de la comunidad de Navenchaug, donde participaron sacristanes, representantes de templos, mayordomos, y autoridades rurales, con el delgado de gobierno, un representante de la Guardia Nacional, el presidente municipal Francisco de la Cruz, y otras autoridades de la región, autorizaron la realización de las festividades religiosas y tradicionales de este municipio, siempre y cuando se tomaran las medidas pertinentes.

Aunque reiteraron nada tienen que ver en esas festividades, aclararon que se han enterado que en Navenchaug sí se realizan celebraciones, pero no hay concentración de personas, y únicamente es simbólica la actividad religiosa en honor a la Virgen de María Auxiliadora.