Más de mil hondureños cruzaron a Guatemala, como parte de la primera caravana migrante de 2020

  • Van hacia Estados Unidos, por lo que viajarán a través de México

Entre los que esperaban a pocos metros del edificio de aduanas y de una posta policial, uno comenzó a gritar varias veces “Vámonos”, y comenzó la movilización.

“Hay muchos que se fueron sin hacer el control migratorio, aprovecharon irse en medio del relajo de gente que salió”, comentó miembro de la Policía Nacionalque platicaba con un empleado de una institución de protección civil asignado en Agua Caliente.

Al llegar a la aduana de Guatemala, autoridades de ese país les indicaron que tenían que hacer filas en orden y que serían atendidos.

Muchos de los integrantes de la caravana, que habían salido de San Pedro Sula el miércoles en la madrugada, pernoctaron anoche en la ciudad de Nueva Ocotepeque, de donde más 500 salieron hacia las 03:00 hora local de hoy hacia Agua Caliente.

Más de mil hondureños cruzaron este jueves el punto fronterizo de Agua Caliente e ingresaron a Guatemala, como parte de la primera caravana migrante de 2020 que el miércoles salió desde San Pedro Sula, norte de Honduras, con el fin de llegar a Estados Unidos, pero primero tendrán que pasar por México.

Los indocumentados cruzaron el retén de la frontera corriendo y coreando la consigna “Fuera JOH” (Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras).

Otros salieron un poco más tarde de Nueva Ocotepeque y llegaron a Agua Caliente, después de caminar unos 20 kilómetros o viajando en autobuses y otro tipo de vehículos, llegando a la frontera hacia las 06.00 h (hora local).

A pocos kilómetros de la frontera, los indocumentados pasaron un retén policial y militar, donde les exigían sus documentos personales y eran retenidos los jóvenes menores de edad, a quienes se les exige pasaporte.

Muchos hombres y mujeres no portaban su carné de identidad, ni pasaporte, aunque el segundo requisito no es necesario para ingresar a Guatemala, para los adultos, pero sí es requisito indispensable para todos los menores de edad, además de la autorización de sus padres.

Efe también pudo constatar que desde temprano centenares de inmigrantes hicieron el trámite correspondiente en el punto migratorio y aduanero que comparten Honduras y Guatemala, en un mismo edificio en Agua Caliente.

Los migrantes van con equipaje liviano, por lo general una mochila, aunque muchas madres con hijos, algunos menores de cinco años, van provistas de bolsas o maletas pequeñas.

Con información de EFE