Temen por agua envenenada en manantiales de México

Temen por agua envenenada en manantiales de México

Pobladores fueron alertados por gente de Capilla Vieja acerca de que el agua de los manantiales había sido envenenada; montan guardias para resguardar sus mantos acuíferos

MÉXICO. – En días pasados, pobladores de Corral de Piedra, San Jerónimo, Las Conejeras, El Trompillo, San Simón, El Naranjo, Los Álamos, El Castellano y Acatitlán fueron alertados por gente de Capilla Vieja acerca de que el agua de los manantiales había sido contaminada o envenenada, lo que les orilló a montar guardias para resguardar sus mantos acuíferos.

Para evitar que la situación se descontrole como ocurrió en otros municipios, un vecino comenzó a tomar muestras de diferentes partes de los afluentes para que se analice en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y vean que está sana.

Una de las líderes ejidales de San Simón, Mónica García Aivar, explicó que el ambiente es de coraje, temor y enojo entre la población de las diferentes localidades del municipio sureño de Valle de Bravo, aunque de momento, reconoce que todos han sido rumores y que nadie ha acudido a explicarles lo que pasa.

La gente con temor, enojada, pues yo creo que las personas, si es cierto que han visto eso, pues si están enojadas, pero nosotros la verdad no hemos visto nada, no podemos saber si son rumores o si es cierto.. así como anda la gente de inconforme sí puede salirse de control, pues no podemos saber las personas para arriba tienen truchas, tienen borregos, tienen, animalitos, si hay temor, hay coraje, de todo… Para arriba dicen que han cerrado caminos a la gente extraña, o sea que si ven una camioneta desconocida, simplemente no pasa».

Otros vecinos de la comunidad de San Simón aseguraron que les preocupa que a una semana de que se colocaron guardias en los manantiales y retenes para evitar el paso a extraños, nadie se ha molestado en acudir a explicarles lo que ocurre y tomar acciones, de ahí que optó por comenzar reuniones con los delegados del agua de los 38 ejidos del municipio porque la gente ya apedreó una patrulla y en Amanalco, municipio aledaño, también hubo disturbios por la misma razón de que les informaron que habían envenenado los afluentes.

Tuvimos un evento desagradable en Amanalco, otro en Valle de Bravo, la gente puede lidiar posiblemente con el hambre, puede lidiar con la enfermedad, si desearía mayor información, etcétera, etcétera, hoy yo de una manera organizada, con preocupación real de mi caso es que hay guardias, no hablo de guardias blancas, pero la gente está amenazada de que les están infectando el agua, con diferentes químicos y ni siquiera ha habido alguien que venga y les diga si sí o si no, lo que hoy estamos haciendo es tomando diferentes muestras de diferentes partes del lecho del río, que ellos utilizan para sus siembra».

Añadieron que una vez que se recaben las muestras de los diversos puntos de los cuerpos de agua, se enviarán a la UAM campus Xochimilco y, con los resultados en mano, regresar a cada una de las localidades para explicarles que pueden ocupar para las actividades diarias, el consumo humanos, la siembra y para los animales que tienen, pues todo se basa en información falsa o mal intencionada.

Estamos buscando que esta información se pueda repetir en los 38 ejidos que conforman Valle de Bravo, y que quede claro, cómo queda claro, dando la cara, tomando agua, mostrándoles que no es cierto, y que dejen en claro que las redes sociales, la información no confirmada lo único que hacen es dar más miedo del que ya estamos generando, por eso vamos a través de la Universidad, UAM de Xochimilco, poder hacer pruebas para poder regresar con ellos y mostrarles que el agua está sana, que el agua es vida y que pueden seguir sin miedo ninguno tomando el agua como siempre lo han hecho».

La población ha reconocido que si hay temor y coraje de que pudieran contaminar el vital líquido, al grado de que algunas de las 300 familias que ahí habitan, han preferido comprar garrafones de agua o agua embotellada porque nadie les ha dicho con certeza lo que ha ocurrido en sus manantiales y pozos.

Fuente: Excélsior